sábado, 16 de agosto de 2014

A propósito de los 100 Años del Canal de Panamá

Una parte de Panamá, sobre todo la burguesía, sigue embriagada por los festejos de los 100 Aniversario del Canal de Panamá, que en los comienzos del Siglo XX se consideró una de las maravillas del mundo, que unió los dos océanos en medio del continente Abya Yala (América) para facilitar el tráfico marítimo a nivel mundial.

A propósito de esta “gran celebración” donde no estuvo invitado el pueblo pobre y marginado del país, se desenmascaró lo que sienten y buscan los que están en el gobierno, ser serviles de las multimillonarias navieras que dominan el tráfico marítimo internacional con la estela de otros comercios dependientes de los primeros, como son los seguros, armadores de naves, registros de buques, consorcios de abogados, bancos, y un largo etcétera. Al igual que las multinacionales del petróleo y farmacéutico, los canales como el de Suez y Panamá generan miles de millones de euros. Por eso el gobierno y la actual administración del canal primero tenían que complacer el paladar de los que ellos piensan son los dueños verdaderos del Canal y No el pueblo panameño.

Por otro lado, casi nadie no se acordó de los miles de muertos por la fiebre amarilla y esclavitud, aquellos que dejaron sus esqueletos en las excavaciones o en las mismas riberas del canal, los descendientes de los chinos, hindúes, africanos, caribeños, europeos, la masa humana pobre que vino al istmo en busca de fortuna en esa época como trabajador en esa gran obra. Solo sus descendientes, algunos, reclaman, primero que por el sacrificio de sus abuelos se le debía indemnizar, otros se atreven a decir que las tierras del canal también le pertenecían a sus ancestros.

Considero que si les cabe una primera indemnización, que además no afectaría mucho la economía del canal, pero que otros reclamen propiedad de tierras y agua, ya sea de parte de los trabajadores pobres de la época o de magnates de ayer y hoy, es un gran disparate, los verdaderos dueños ancestrales de esas tierras son los pueblos originarios, en ese caso los Gunas, solo con revisar la toponimia istmeña desde el Golfo de Urabá (en Colombia) hasta la provincia de Panamá se nota que hay cientos de nombres gunas, que hoy han sido estilizadas al castellano. Actualmente hay varios poblados o comunidades gunas que han “retomado” las tierras en los alrededores del área canalera sabiendo que ya sus antepasados lo conservaron, esas comunidades son Kuna Nega, Loma Cobá, Abya Yala, Kosguna, y otros.

También, antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, los gunas fueron los trabajadores en la antigua Panama Canal Zone y bases militares USA, y muchos murieron sin que los gringos ni gobierno panameño (de todas las épocas) los indemnizara, Después de la entrega del Canal a manos “panameñas” en el 2000, al momento de la repartición de bienes del mismo canal o el botín apreciado, no les tocó absolutamente nada a nuestra gente, así como ayer agosto 14 de 2014, siempre fuimos ignorados y no nos queda más que seguir invadiendo las riberas del canal para tener un techo en las tierras ancestrales gunas.


Esperamos que los frutos de la vía interoceánica lleguen pronto a manos de nuestros pueblos, antes de que el Canal se que por efectos del cambio climático o por la construcción de otro en tierras de Nicaragua, y no sea ya la gallina de los huevos de oro panameña.

1 comentario:

Vielka Pérez dijo...

Estoy de acuerdo contigo,el pueblo panameño no fue invitado a esta celebración. Se llenan la boca diciendo el canal es nuestro.Sera de todos los que pasaron por la alfombra roja,porque nosotros fuimos ignorados. Imagínate como se van acordar de todas las personas que dieron su vida para que este canal fuera una realidad.Si la ACP no cuida el recurso hidríco,y como mencionas el cambio climático, no le doy mucho tiempo de vida a la gallina de los huevos de oro.Dios te bendiga.